Arukay

Arukay

Docente Arukay: Carolina Herrera y su pasión por la docencia en el área de STEM.

*El siguiente artículo ha sido redactado en base a una entrevista virtual realizada a Carolina. Las respuestas han sido modificadas ligeramente con el fin de brindar mayor claridad de las respuestas*.

Carolina Herrera es licenciada en Informática de la universidad Minuto de Dios en Colombia. Cuenta con 25 años de experiencia siendo docente. Desde hace 8 años trabaja en el colegio Colsubsidio Chicala, el cual lleva trabajando 3 años con Arukay. Carolina desde pequeña, recuerda que le gustaba jugar junto a sus hermanos a ser la profesora, utilizando cuadernos y tableros. A medida que fue avanzando en sus estudios de carrera y sus prácticas pre-profesionales, se dió cuenta que la docencia era su vocación.

Carolina, ¿podrías comentarnos más sobre tu pasión por la docencia en el área de STEM?

«Siempre cuando uno es pequeñito tiene sueños y metas. Cuando era muy pequeña, me gustaba jugar con mi hermanos a la profesora entonces me encantaba tener el tablero, cuaderno y jugar con ellos. A medida que uno va creciendo, esos sueños se le van olvidando, los va dejando a un lado o la misma sociedad se encarga de dañarle a uno esos sueños. A veces cometemos esos errores con los niños. Los niños sueñan con muchas cosas y a veces el adulto es el que le corta esas alas a los niños. Llegué a grado 11 sin saber que quería estudiar, sin embargo mis papás me dijeron que me iban a pagar una carrera en la universidad así que encontré la Universidad Minuto de Dios y dentro de las carreras estaba la licenciatura en informática. Es ahí cuando recordé el sueño que tenía cuando era niña y cómo lo podía hacer realidad. Estudié la licenciatura en ello, al inicio con mucho miedo de poder tomar una mala decisión. Sin embargo, a medida que fueron avanzando los semestres, me dí cuenta que era lo que me apasionaba. Reforcé ello cuando comenzaron las prácticas y tenía ese contacto con los niños supe que era lo que siempre había soñado».

¿Podrías contarnos sobre tu experiencia con Arukay? ¿Qué impacto significativo consideras que ha tenido en tu aprendizaje y el de los estudiantes?

«Arukay nos vino a sacar de una zona de comfort. A veces los profesores caemos en un error y es que estamos acostumbrados a enseñar lo que ya sabemos pero con Arukay es diferente porque la plataforma trae consigo retos que te obligan a aprender nuevas cosas tú primero. Por ejemplo, yo nunca había utilizado «App Inventor» pero tenía clase con sexto grado entonces me tocó sentarme y estudiar. Ya no puedes creer que todo lo sabes sino que debes aprender para poder enseñarle cosas significativas a los estudiantes. Respecto a los niños, yo ahora me sorprendo por lo que ellos llegan a realizar.»


«A veces pienso que si de pronto Arukay no hubiera llegado, tanto yo como ni ellos mismos (los estudiantes), hubieran descubierto todas esas capacidades que han desarrollado. Hoy en día me encuentro con niños que son muy buenos y que de pronto no pasa lo mismo en las otras asignaturas. Son niños que son invisibles para otras asignaturas pero llegan y se encuentran con la programación y son niños que relucen y se dan cuenta de su potencial hasta el punto que tu llegas a aprender más de ellos. Entonces Arukay para nosotros ha sido empezar a explotar ese mundo de la programación que a veces es desconocido para los maestros».


¿Por qué crees que es importante que otros colegios consideren incluir la enseñanza de programación desde la escuela primaria? 

«Uno a veces dice «No, es que son muy pequeñitos para aprender eso», pero esos limitantes solo los creamos nosotros. Los estudiantes no lo creen así. En otro colegio en el cual trabaja anteriormente, yo enseñé scratch a estudiantes de grado 11. Cuando llegué aquí al colegio Colbsubsidio Chicala, enseñé lo mismo pero a estudiantes de grado transición y los resultados fueron exactamente los mismos. Entonces es impresionante darse cuenta cómo lo que uno asumía que no podían hacer los más pequeños, lo hacen e incluso mejor».

«Creo que es muy importante porque la programación potencializa la creatividad, ayuda a desarollar las competencias matématicas, la lógica, la comprensión lectora. Cuando un niño se enfrenta a una programación y ve que no le sale, él mismo tiene que empezar a buscar la solución entonces eso les ayuda también con el tema de enfrentarse a la frustración. Tengo estudiantes que me comentan «profe no me sale el código» y es enseñarle eso, que no todo va a salir bien a la primera en la vida y que él mismo tiene que buscar una solución. Entonces es como les enseñas a enfrentar situaciones de la cotidianidad a través de la programación».


«Desde pequeñitos los estamos preparando para un mejor futuro. Cuando uno era pequeño, siempre le hablaban de ser profesor, abogado, doctor. Hoy el día el futuro es distinto para ellos, las carreras son totalmente diferentes. Les digo a mis estudiantes que ellos ahoran pueden escoger ser programadores de videojuegos, ellos se ríen y me dicen:»profe, eso sería el trabajo genial»


«A veces pienso si todo lo que estudiamos en el colegio nos sirvió para nuestra carrera o solo fue un «relleno de conocimiento» pero nada real a lo que ibamos a aplicar en la vida a futuro entonces cuando yo le enseño todo este tipo de cosas a los niños, siento que los estoy invitando a un futuro diferente. Tengo niños de cuarto grado que ya están haciendo videojuegos y les digo que deben sentirse grandes porque eso que van logrando a veces un ingeniero lo hace en tercero o cuarto semestre en la universidad entonces los niños se empiezan a motivar».

Carolina, ¿podrías contarnos una experiencia con tus estudiantes en la cual hayas evidenciado el impacto de la enseñanza de pensamiento computacional en los niños?

«Te voy a contar algo que sucedió hace poco y estamos muy contentos. Nosotros nos inscribimos a un concurso internacional que es como «la semana de ingenieros». El objetivo de ese concurso es generar un juego por el impacto desde scratch. Inmediatamente, empecé a contactar a los niños que se destacan en los cursos, sin embargo se me quedaron muchos por fuera. Cuando le conté la idea a los estudiantes, ellos estaban supremamente emocionados e incluso me comentaron «profe, vamos a meter realidad aumentada» que es algo que estamos trabajando ahorita con Arukay y que es complicado pero ellos me dijeron que no importaba que fuera dificil, que estaban dispuestos a intentarlo. Trabajabamos muchas tardes, sin importar si salían cansados, todos los días nos conectabamos. Si yo me conectaba tarde, ellos me escribían «profe te estamos esperando» «¿profe, ya nos vamos a conectar?», entonces se notaba esa entrega y ese compromiso de los niños por lograr ese objetivo. Empecamos trabajando y crearon un juego que se llama «chica games», son 4 mini juegos donde invitan a los niños al autocuidado.


«Ellos se guiaron con la programación que Arukay les enseñó, con todo lo de realidad aumentada y empezaron a vincularlo en su pequeño juego para promover todo lo que es el autocuidado. Me impactó que salieron muchos errores pero ellos mismos empezaron a investigar y trabajar. No ganamos el concurso pero si recibimos un premio de uno de los patrocinadores. Nos dieron un cheque de 500 dólares por exaltar el proyecto entonces independientemente que no hayamos ganado, el hecho de recibir ese reconocimiento es una señal de que estamos haciendo bien las cosas y sigo motivando a los estudiantes para que continúen»


Carolina anhela seguir siendo una docente que deja huella en la vida de los estudiantes y motivar a los niños a perseguir por sus sueños y a trabajar por ellos pese a las limitantes que pueden encontrar en el camino.  

Últimas Noticias

Neuropsicología, funciones ejecutivas y su importancia en el desarrollo pedagógico.
Ver más
MujeresJóvenesLiderandoEnSTEM: Entrevista a Mayumi Miyazato.
Ver más
MujeresLiderandoEnSTEM: Conoce a Alejandra Carrasco.
Ver más
Desarrollo profesional docente en pensamiento computacional
Ver más