Arukay

Noticias

En búsqueda del conocimiento

Suscríbete
Recibe contenido de lo último en innovación educativa.

El torneo que se vivió en el mes de septiembre me genero satisfacción, pero  al mismo tiempo dudas; durante la clausura algunos estudiantes que fueron  los ganadores rebosan de alegría y compartían sus logros junto con sus  orgullosos padres y maestros, pero si le damos vuelta a la moneda podemos  observar que los que no celebraban se sentían afligidos, dentro de sus  cabezas se cruzaban muchas ideas sobre su derrota. Entonces partimos de  la importancia del acontecimiento pedagógico del torneo de programación  para poder observar, evaluar y acompañar la metamorfosis del conocimiento que vivió el estudiante. 

Si enfocamos nuestro torneo como una competencia, entonces partimos que  se requiere de un estudiante protagonista de su proceso de aprendizaje,  “Chomsky concibe al ser humano más como un intérprete activo, que como  un recipiente pasivo de sensaciones” (1994, p. 373). Esto hace que el estudiante pueda moverse en el centro de conocimiento infinito que el  profesor domina e imparte, y logre encadenar nuevos significados para  resolver un reto. 

Este descubrir implica innovación, creatividad, curiosidad; y algunos de los  elementos para la construcción de un aprendizaje autónomo; para ello el  estudiante requiere de una búsqueda de un campo abierto de conceptos, no  solo los que proporciona el centro de conocimiento, sino caminos y enfoques  que le permitan tomar decisiones para llegar a una verdad absoluta pare Él.  Así, el reto de los torneos abre una puerta hacia una nueva educación la cual  se dirige a ayudar a los estudiantes a buscar sus verdades dentro de un mar  de conocimiento, y poder apropiarse del mismo. 

Sin embargo, ser protagonista de su propio aprendizaje requiere del  estudiante una disposición al reto y, en consecuencia, al esfuerzo; pero:  ¿cómo hacer atractivo el reto?, ¿cómo motivar el esfuerzo? El interés y  desinterés del estudiante, podría dar parte de las respuestas, una vez que el  estudiante toma el rumbo de realizar el reto en el torneo se está dejando  guiar por su motivación, pero si el estudiante pierde ese interés ¿Qué ha  sucedido con aquella motivación?, se requiere más factores para ayudar a  reactivar dicha motivación la cual es el motor de un mejor aprendizaje para  el estudiante. Las siguientes preguntas serían, entonces: ¿cuál es el interés  de mi estudiante?, ¿cuáles tiene identificados y cuáles puedo, como  profesor, y padre familia ayudarle a descubrir?  

Es, precisamente, en el proceso de enseñanza aprendizaje, en la apertura  que brinda el conocimiento, cuando el estudiante entra a terrenos  inexplorados, nuevos para él, donde se abre también la posibilidad de  descubrir nuevos intereses. Pero cuando el estudiante cuestiona del porqué 

de este aprendizaje nos está indicando que no hay conectividad con su  entorno inmediato, allí el docente y padres de familia debe actuar como un  agente que involucra un universo paralelo intangible con el mundo real del  estudiante El proceso se convierte, por tanto, en un bucle condicionado que  se realimenta con el nuevo conocimiento y los nuevos intereses del  estudiante, los cuales serán reforzados, soportados y mantenidos por la  automotivación que este desarrolle a partir de los hilos que sabiamente el  profesor y padre de familia debe estar orientando. 

Por ello el torneo de programación hacia un futuro debe renovarse y dejar  que los estudiantes se organicen en equipos, generen retos entre ellos; al  finalizar se debe evaluar las destrezas e indicar las opciones de mejora de  cada equipo resaltando el proceso de aprendizaje, trabajo cooperativo y  liderazgo de cada miembro del equipo. Estos torneos del futuro deben forzar  a los equipos a involucrarse en la parte de ciudadanía digital, buscando  destrezas artísticas y optimizando las líneas de código bajo un gran factor  determinante el cual será e tiempo. 

Ivan Mora  

KSM Arukay 

Docente de Tecnología

Perfil Docente  

Licenciado en Informática Especialista en manejo en la educación Superior con énfasis en Tecnología. Mi experiencia de más de 20 años ha sido como  docente tanto en formación superior como en grado pequeños lo cual  ha contribuido al fortalecimiento profesional buscando desempeñarme  competentemente en el campo educativo. Los valores y principios  han caracterizado mi vida laboral orientándola y dándole significado dentro  de los cuales puedo resaltar el respeto, la honestidad, la responsabilidad,  la rectitud y la colaboración, entre otros y son complementados con  características individuales como el liderazgo, la puntualidad, el trabajo en  equipo, la disposición al cambio continuo y criterio en la toma de decisiones,  presentando en cada momento una actitud de servicio con la  finalidad de lograr mejorar la educación en los niños y jóvenes.

Compartir en:
Comentarios recientes: