Arukay

Blog

¿Por qué es importante que los niños aprendan programación?

Suscríbete
Recibe contenido de lo último en innovación educativa.

El inglés puede ser el idioma comercial más hablado en el mundo, pero con el coding es donde realmente nacen las innovaciones comerciales.

La programación se ha convertido en la gran herramienta del presente y estará en constante demanda para el futuro. Expertos se han referido a ella como “el inglés del siglo XXI” producto de lo vital que es en toda área del mundo moderno.

La mayoría de las interacciones cotidianas se manifiestan a través de medios informáticos. Los dispositivos y programas utilizados en el diario vivir están diseñados por expertos desarrolladores de software, un campo que se prevé crecerá un 22% para 2029.

Además, el salario medio anual de los desarrolladores de software con habilidades de codificación es de poco más de 110.000 dólares, lo que convierte las carreras relacionadas a la programación en áreas lucrativas. Con el 67% de los nuevos trabajos STEM en informática, la capacidad de codificar en una habilidad imprescindible para todos

¡Aprende más sobre innovación educativa con Arukay!

Por otro lado, aprender a programar ayuda a los niños y jóvenes a desarrollar habilidades blandas como: creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas, alfabetización digital, etc.

La programación es el medio a través del cual la humanidad comunica sus problemáticas, necesidades y deseos a la máquina, así como las instrucciones requeridas para que estos elementos sean solventados y satisfechos. Por ende, es vital que todo sistema educativo implemente esta herramienta en los distintos niveles de enseñanza formal (primario, secundario y estudios superiores) para promover el progreso humano de la manera más eficiente, acelerada y sostenible.

“Estamos convencidos que las ciencias de la computación van a permitir que los niños desarrollen habilidades que les van a permitir trabajar en el futuro”, Claudia Jaña

Referencias:

(Terziev, Entrepreneur. 2016) , (Cortes, El Paiz, 2017)

Compartir en:
Comentarios recientes: